José María Gil Robles

José María Gil Robles


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

José María Gil Robles nació en Salamanca en 1898. Después de la universidad se convirtió en periodista del diario católico El Debate. Participó activamente en la política de derecha y fue miembro del Partido Social Popular.

Gil Robles fue partidario de la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Tras el establecimiento de la Segunda República en abril de 1931 se incorporó a Acción Nacional y fue elegido miembro de las Cortes por Salamanca.

El 28 de febrero de 1933, Gil Robles ayudó a establecer la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), a partir de un grupo de pequeños partidos de derecha opuestos a las políticas de Manuel Azaña y su gobierno republicano.

En las elecciones de 1933, la CEDA obtuvo la mayoría de escaños en las Cortes. El presidente Niceto Alcalá Zamora se negó a pedirle a Gil Robles que formara gobierno. Sin embargo, siete miembros de la CEDA se desempeñaron como ministros durante los siguientes tres años. Esto incluyó a Gil Robles, quien ocupó el cargo de Ministro de Guerra.

El 15 de enero de 1936, Manuel Azaña ayudó a constituir una coalición de partidos de izquierda política para disputar las elecciones nacionales previstas para el mes siguiente. Esto incluyó al Partido Socialista (PSOE), el Partido Comunista (PCE) y el Partido de la Unión Republicana.

El Frente Popular, como se conoció a la coalición, abogó por el restablecimiento de la autonomía catalana, la amnistía de los presos políticos, la reforma agraria, el fin de las listas negras políticas y el pago de daños y perjuicios a los propietarios que sufrieron durante la revuelta de 1934. Los anarquistas se negaron a Apoyar a la coalición y, en cambio, instó a la gente a no votar.

Los grupos de derecha en España formaron el Frente Nacional. Esto incluyó a la CEDA y los carlistas. La Falange Española no se adhirió oficialmente pero la mayoría de sus miembros apoyó los objetivos del Frente Nacional.

El pueblo español votó el domingo 16 de febrero de 1936. De los posibles 13,5 millones de votantes, más de 9.870.000 participaron en las elecciones generales de 1936. Por el Frente Popular votaron 4.654.116 personas (34,3), mientras que el Frente Nacional obtuvo 4.503.505 (33,2) y los partidos de centro 526.615 (5,4). El Frente Popular, con 263 de los 473 de las Cortes, formó el nuevo gobierno.

El gobierno del Frente Popular molestó inmediatamente a los conservadores al darse cuenta de todos los presos políticos de izquierda. El gobierno también introdujo reformas agrarias que penalizaron a la aristocracia terrateniente. Otras medidas incluyeron el traslado de líderes militares de derecha como Francisco Franco a puestos fuera de España, la ilegalización de la Falange Española y la concesión de autonomía política y administrativa a Cataluña.

Como resultado de estas medidas, los ricos sacaron grandes sumas de capital del país. Esto generó una crisis económica y el valor de la peseta disminuyó lo que dañó el comercio y el turismo. Con el aumento de los precios, los trabajadores exigieron salarios más altos. Esto provocó una serie de huelgas en España.

El 10 de mayo de 1936 el conservador Niceto Alcalá Zamora fue derrocado como presidente y reemplazado por el izquierdista Manuel Azaña. Poco después, oficiales del ejército español, incluidos Emilio Mola, Francisco Franco y José Sanjurjo, comenzaron a conspirar para derrocar al gobierno del Frente Popular. Esto provocó el estallido de la Guerra Civil española el 17 de julio de 1936.

Gil Robles apoyó al Ejército Nacionalista durante la guerra. No estaba dispuesto a luchar con el general Francisco Franco por el poder y en abril de 1937 anunció la disolución de la CEDA.

Al final de la Guerra Civil se exilió. Regresó en la década de 1960 y se convirtió en uno de los líderes de la Democracia Cristiana española. José Maria Gil Robles murió en 1980.

El gobierno de Azaña tuvo dificultades para mantener el orden. Hubo una serie de huelgas, violencia, incendios de iglesias y otros desórdenes. Prácticamente todas las noticias que salieron de España durante mis primeros nueve meses allí versaron sobre estos trastornos. Cada día vería alguna nueva forma de violencia, alguna fase de la industria atada o algo de sangre derramada. Rex Smith, entonces gerente de la oficina de Associated Press en Madrid, comentó una vez con bastante acierto que podría ahorrarnos tiempo y peajes de cable si hiciéramos formularios estereotipados para Nueva York y los mencionáramos por número para indicar repeticiones de violencia.

El gobierno de Azaña se vio obligado a tomar medidas enérgicas para frenar los trastornos. Uno de estos incidentes provocó el derrocamiento de Azaña. Trece anarquistas, que se atrincheraron en un café llamado Casa de Seis Dedos en el pequeño pueblo de Casas Viejas, dispararon contra la policía. El jefe de la policía de Casas Viejas pidió instrucciones a Madrid. El Ministerio del Interior ordenó que se sanease el lugar: "no queremos ni presos ni heridos". La policía tomó estas órdenes literalmente. Ninguno de los trece escapó con vida

La extrema izquierda tomó Casas Viejas como su grito de guerra: los trece hombres que habían muerto a balazos de la policía se convirtieron en mártires. La opinión pública se despertó tanto que, siguiendo la tradición española, terminó en reacción. La coalición de centro derecha del entonces periodista desconocido, José María Gil Robles, llevó las elecciones de noviembre de 1933 con un gran revés. Azaña fue derrocada. Gil Robles, en virtud de encabezar la mayor minoría parlamentaria, el grupo Acción Popular con 112 de los 473 votos de Cortes, fue el primero en la fila para sucederlo. Pero el presidente Niceto Alcalá Zamora, aunque era un católico fuerte, no consideró prudente alentar una tendencia de derecha en el parlamento en ese momento. En cambio, nombró a Lerroux, el veterano, para el cargo de Premier.

Gil Robles exigió y se le concedió un lugar en el nuevo gobierno de Alejandro Lerroux. No solo un lugar, sino el lugar que quería: el Ministerio de Guerra. Como ministro de guerra, gobernó con mano de hierro. La violencia desapareció de España durante el próximo año. La izquierda, herida por la derrota de octubre, abandonó la fuerza como arma y se replegó sobre la obstrucción parlamentaria. Las medidas represivas adoptadas por el gobierno durante la revuelta fueron el punto en el que los izquierdistas colgaron su nuevo programa de ataque.


José María Gil Robles

(José María Gil Robles y Gil Delgado Madrid, 1935) Abogado y político español, hijo mayor del exministro de la Segunda República, José María Gil Robles y Quiñones y hermano del abogado y también político Álvaro Gil Robles.

Cuando tenía un año abandona España con su familia -como exiliados- para residir en Biarritz (Francia) y, más tarde, en Portugal, en este último país estudia el Bachillerato español con profesores privados, incluido su padre, y cursa examen gratuito en el Instituto de Ciudad Rodrigo (Salamanca) .En 1957 se licenció en Derecho por la Universidad de Salamanca, con Premio Extraordinario. Un año después se presentó a los concursos públicos de Abogado Oficial de los Tribunales, incorporándose a su nuevo cargo el 2 de marzo de 1959.

Tuvo diferentes destinos como la Comisión de Relaciones Exteriores, el Boletín de Legislación Extranjera, la Junta Central del Censo Electoral, la Comisión de Defensa Nacional y la Comisión de Agricultura. Bajo su liderazgo, publicó un grupo de trabajo. Derecho a la huelga .Además, participó en el trabajo Leyes políticas de España Poco después de su entrada en las Cortes se incorporó al Ilustre Colegio de Abogados de Madrid en octubre de 1959, y posteriormente a los de Pamplona y Salamanca.

Durante varios años, y hasta 1964, fue profesor adjunto de la Cátedra de Derecho Político de la Universidad de Madrid, y en 1968 firmó, junto con otras trece personas, una carta dirigida al canciller alemán, Kiesinger, en la que aludía a Las repercusiones que tendría su viaje a España. En enero de 1969, el juez que había instruido el expediente por este hecho propuso una sanción de un año de suspensión de empleo y salario, que finalmente fue ratificada por la Comisión de Gobernación del Interior de los Tribunales. Luego de este período fue rehabilitado en su cargo, hecho que tuvo repercusiones hasta 1980, cuando el 20 de septiembre envió una carta a la Junta del Congreso de los Diputados en la que reclamaba los sueldos devengados durante el período de sanción.

En la primavera de 1970 se incorporó al consejo editorial de Cuadernos para el diálogo También se dedicó al ejercicio de la abogacía como especialista en Derecho Administrativo y asesorando a empresas. Desarrolló su actividad política en la Federación Popular Democrática, por la que se presentó a las elecciones de 1972, y de la que fue Secretario General en 1976. En marzo de 1977 su padre dimitió de la presidencia de esta formación política y un mes después, el 16 de abril, José María Gil Robles fue ratificado como secretario general de la nueva Federación Demócrata Cristiana (FDC), que acababa de surgir de la fusión entre la Izquierda Democrática y la Federación Popular Democrática.

En octubre de 1987 anunció su incorporación al consejo político del Partido Popular Democrático (PDP), candidato a las elecciones al Parlamento Europeo del 15 de junio de 1989, ocupó el sexto lugar en la candidatura del Partido Popular (PP), obtuvo el escaño y en en la III Legislatura Europea formó parte de las Comisiones de Juventud, Cultura, Educación, Medios de Comunicación y Deporte, y Peticiones.

En mayo de 1994 se incluyó, con el número 4, en la candidatura del PP a las elecciones europeas del 12 de junio. Fue reelegido diputado del PPE (Partido Popular Europeo) a la Cámara de Estrasburgo, donde ocupó, desde el 19 de julio de ese año, una de las catorce vicepresidencias y fue miembro de los comités de Asuntos Institucionales y Regulación.


Formazioa

Aitaren bidea jarraituz, Jos & # xE9 Mar & # xEDa Gil-Robles Zuzenbidean lizentziatu zen Salamancako Unibertsitatean, 21 urte zituenean.

Gaztaroan egin zen erakunde politiko eta sozial katolikoen militante.

Madrilgo Unibertsitatean doktoretza egin eta, 1922an, Zuzenbide Politikoko katedra lortu zuen La Lagunako Unibertsitatean (San Crist & # xF3bal de La Laguna, Santa Cruz Tenerifekoa). Ez zen denbora askoz horretan aritu eta berriro itzuli zen Madrilera, & # xC1ngel Herrera Oriak zuzenduriko El Debate egunkari katolikoan parte hartu zuelarik. Era berean, Confederaci & # xF3n Nacional Cat & # xF3lico-Agrariaren idazkari, & # xC1ngel Ossorio y Gallardok gidatutako Partido Social Popularrean sartu zen.


Vicepresidente [editar | editar código]

Con el paso de los años, Jose María Gil-Robles se convertiría en un político destacado de su tiempo y uno de los más respetados del gobierno de Alcalá Zamora. Cuando la oposición ganaron las elecciones y Miaja se convirtió en presidente del gobierno, Gil-Robles fué uno de los principales opositores y contrarios, ya que pensaba que un gobierno de izquierdas era lo menos necesario para en España para entonces. En los dos años cortos de mandato de Miaja, Gil-Robles y Calvo-Sotelo presentaron una candidatura conjunta, con el segundo como presidente y Gil-Robles como vicepresidente. La población, que estaba cansada de las doctrinas económicas de las izquierdas dió a Miaja como perdedor en su reelección.

Como vicepresidente, Gil-Robles fue efectivo, tomando reformas anticomunistas, que lo llevaron a valerse el odio de la Oposición. Los comunistas y anarquistas lo pusieron en el punto de mira como blanco a abatir, sin embargo no sería él, sino el presidente José Calvo-Sotelo el que acabaría asesinado. La muerte del presidente del gobierno, fue las que más conmovieron al pueblo.


José María Gil-Robles

José María Gil-Robles y Quiñones de León (Salamanca, 22 de noviembre de 1898 - Madri, 14 de setembro de 1980) foi um político e advogado espanhol.

Formou-se em Direito na Universidade de Salamanca aos 21 anos e militou desde sua juventude em organizacões políticas e sociais católicas. Obteve seu Doutorado na Universidade Central de Madri e obteve em 1922 a cátedra de Direito Político da Universidad de La Laguna, nas Ilhas Canárias, que exerceu por pouco tempo. Durante una Ditadura de Primo de Rivera, colaborou na redação do Estatuto Municipal.

Na Segunda República Espanhola foi eleito deputado nas eleições gerais de junho de 1931, participando das Cortes Constituintes, onde se destacou por sua oposição à política religiosa do novo regimen republicano. Mostrou-se disposto a aceitar, com matizes, a declaração do laicismo do Estado, desde que se reconhecessem os direitos da Igreja. [1]

Em 1931 passou a militar na Ação Nacional, criada pouco antes. Em 1933, participou na criação da Confederação Espanhola de Direitas Autônomas (CEDA). Seu novo partido obtevo a vitória nas eleições gerais espanholas de novembro 1933, com uma escassa maioría que lhe imposibilitava form sozinho um governo. Apoiou o novo gabinete presidido por Alejandro Lerroux e por outros políticos del Partido Republicano Radical.

El 6 de mayo de 1935, foi nomeado Ministro da Guerra por Lerroux, promovendo uma série de militares que teriam um gran protagonismo durante una posterior Guerra Civil Espanhola. Assim, ordenou que o general Francisco Franco chefie o Estado-Maior da Defesa e o general Emilio Mola volte ao serviço ativo e assuma o Comando das Forças Espanholas no Marrocos. Também se autorizam os atos religiosos nos quartéis. prosseguiu no cargo até dezembro, quando foi demitido pelo chefe do novo Gabinete, Joaquín Chapaprieta.

Depois da vitória da Frente Popular nas eleições gerais de fevereiro de 1936, converteu-se no chefe da oposição parlamentar. Sua figura se viu cada vez mais eclipsada pelos postulados radicais de José Calvo Sotelo, assassinado na noite de 12 para 13 de julho desse ano. Gil-Robles, que havia partido para o norte pouco antes, abandonou a Espanha e se dirigiu à França. Expuldo pelo goberno de Léon Blum, passou a Portugal.

Durante una Guerra Civil Espanhola, recomiendo a seus seguidores apoiar o bando franquista e entregou os fundos de seu partido ao general Emilio Mola. Finalizado o conflito en abril de 1939, apoiou a causa monárquica. Foi membro do Conselho Privado do Conde de Barcelona, ​​(Juan de Bourbon, pai do futuro rei Juan Carlos I) e tentou chegar a um acordo em 1948 com o líder do Partido Socialista Operário Espanhol Indalecio Prieto para lograr a instauração de uma monarquia parlamentar.

Em 1953, regresou à Espanha, onde apoiou diversos opositores do régimen franquista. Foi desterrado em 1962 por participar em junho desse ano em uma reunião antifranquista em Munique. Começou então a escrebir uma série de livros de memórias. No primeiro deles, No fue posible la paz (1968), tentou explicar as causas que levaram à Guerra Civil e justificar sua intervenção nos acontecimentos anteriores à mesma.

Depois da morte de Francisco Franco em 1975, o início do reinado de Juan Carlos I e a transição espanhola, tentou recuperar seu papel político defenddendo as posições tradicionais da democracia cristã europeia. No entanto, o fracasso de seu partido, a Federação Popular Democrática eleições gerais de 1977, nas quais não se elegeu deputado, o afastou definitivamente da vida política.


Un católico autoritario

José María Gil-Robles nació en Salamanca el 27 de noviembre de 1898. Era hijo de Enrique Gil-Robles, que fue ilustre catedrático de Derecho Político de la Universidad de Salamanca. Estudió bachillerato en los salesianos y Derecho en la universidad salmantina, donde obtuvo el título de licenciado en Derecho, con premio extraordinario, en 1919. Mente lúcida y aguda, enérgico y ambicioso, se destacó muy pronto como líder indiscutido de la Asociación de Estudiantes Católicos . En 1921 logró el título de doctor en Derecho en la Universidad de Madrid, la única en toda España que concedía el doctorado, con una tesis sobre «El Derecho y el Estado y el Estado de derecho». Más tarde amplió estudios en la Sorbona, de París, y en la Universidad de Heidelberg. A su regreso a España se dedicó a la propaganda católica, como miembro militante de la Asociación Católica Nacional de Propagandistas. Allí se presenta como un orador brillante, incisivo, a veces agresivo, de una ideología derechista, heredada de su padre, que era acérrimo tradicionalista.

Mas informacion

En mayo de 1922 ganó la cátedra de Derecho Político español comparado con el extranjero, en la Universidad de La Laguna. Pidió, en 1923, la excedencia de su cátedra y se dedicó al ejercicio de la abogacía en Madrid, donde llegó a crearse un bufete de gran reputación. A petición del entonces director general de Administración local, don José Calvo Sotelo, redactó el Estatuto Municipal, en 1924. Poco tiempo después se reintegró en la actividad universitaria, como profesor en la Universidad de Granada y de Salamanca.

Su actitud frente a la dictadura del general Primo de Rivera fue de prudente reserva.

Uno de los rasgos psicológicos más significativos de este hombre fue su ambigüedad política, lo que no se oponía a su ideología conservadora, profundamente arraigada. Al proclamarse la República, el 14 de abril de 1931, los acontecimientos te sorrenden y guarda un prolongado silencio. Ese mismo año fue, por poco tiempo, director del diario católico El Debate, que había fundado Angel Herrera. En las elecciones para las Cortes Constituyentes de la República fue elegido diputado por la Confederación Nacional Católica Agraria, de la que había sido secretario general. En el Congreso de los Diputados sobresalió como un brillante parlamentario, junto con Niceto Alcalá Zamora y Manuel Azaña. Mientras que la oratoria de Alcalá Zamora brillaba por su retórica florida y la de Azaña por su belleza literaria, la de Gil-Robles destacaba, por el contrario, por la eficacia política y el vigor lógico de su argumentación.

La minoría agraria de la que formaba parte fue uniéndose a otros grupos de la derecha y juntos llegaron a formar un partido nuevo denominado Acción Popular. Más tarde se creó la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), de la que fue nombrado presidente.

En esos primeros años de la República, Gil-Robles se convierte en una personalidad política de primera fila, odiada por las izquierdas. Durante las discusiones sobre el proyecto de Constitución de la República, el cabeza de pera, como le llamaban, descargó sobre socialistas y republicanos una agresividad implacable, de la que no escapaban los más moderados. De esta forma, violenta y cortante, logró vitalizar una burguesía urbana y rural atemorizada con las reformas sociales y políticas de la II República.

Su oposición a la separación de la Iglesia y del Estado, a la ley de Divorcio y a la disolución de las órdenes religiosas le granjearon la simpatía de la opinión pública católica. Gil-Robles supo, con mucha habilidad, servirse de los sentimientos católicos del país. Su oratoria era capaz de guestionar a las multitudes. Las juventudes derechistas reclamaron «todo el poder para el jefe», con un entusiasmo delirante. Gil-Robles obtuvo así una gran victoria electoral en las elecciones de 1933. La clase media se volcó por las listas electorales de la CEDA, que obtuvo 117 escaños en una Cámara que contaba 472 diputados.

La CEDA, bajo su dirección, apoyó a los Gobiernos Lerroux, Martínez Barrio y Chapaprieta, de carácter centro-derecha. Con ejemplar tenacidad preparó el asalto al poder y logró vencer la resistencia del presidente de la República, don Niceto Alcalá Zamora, quien sospechaba que dentro del Gobierno Gil-Robles podría restaurar la Monarquía tradicional.

Ministro de la Guerra en la II República

A la entrada en el Gabinete de tres ministros de la CEDA, reaccionó la izquierda desencadenando, en octubre de 1934, la revolución de Asturias y Cataluña, que fue aplastada por el Ejército. En mayo de 1935, la CEDA obtuvo cinco ministerios en el Gobierno, ocupando Gil-Robles la cartera de Guerra, desde donde intentó poner fin a las reformas militares de Azaña. Durante su mandato se nombró al general Franco jefe del Estado Mayor.

En esos años alcanzó la cima de su prestigio como líder indiscutido de la derecha española. Pese a una cierta admiración por la experiencia del nazismo alemán, a cuyo congreso de Nürenberg, en 1933, asistió como observador, respetó siempre durante su Gobierno las instituciones democráticas. Gil-Robles no era un fascista, sino un católico de corte autoritario. No impugnó nunca a la República, aunque no se sintió nunca republicano. Defendió siempre el sufragio universal y acató el veredicto de las urnas en la victoria de 1933 y en la derrota de 1936.

La política de potenciación del Ejército que emprendió Gil-Robles llegó a ser sospechosa para el presidente Alcalá Zamora, quien le hizo abandonar el Ministerio de la Guerra. Muchos historiadores creen que la política militar que llevó a cabo en dicho ministerio sentó las bases para la preparación del levantamiento militar del 18 de julio, pues sus militares de confianza fueron tres generales: Varela, Fanjul y Goded, que dirigieron más tarde al ejército nacional . Sinembargo, Gil-Robles ha negado siempre su participación en el golpe militar, ya que nunca se le propuso semejante acción.

En las elecciones generales de febrero de 1936 no se obtuvo la mayoría absoluta (los trescientos diputados que solicitó al pueblo), y solo se logró 82 diputados. Durante el Gobierno del Frente Popular, sus intervenciones parlamentarias fueron muy violentas y críticas contra los partidos de izquierda. Sin embargo, su figura política perdió carisma. La derecha buscó un nuevo líder en José Calvo Sotelo.

Al producirse el alzamiento, en julio de 1936, Gil-Robles se resultó en Biarritz, de donde pasó a Portugal. Desde allí ayudó en los primeros meses al movimiento, pero, disconforme con su orientación, se apartó de la política, aunque sin dejar de manifestar públicamente su discrepancia en cuantas ocasiones le fue posible. Trabajó activamente por la restauración monárquica. Más tarde pertenecería al consejo privado de don Juan de Borbón, del que se separó en 1962.

Su postura política le ocasionó dos confinamientos en Portugal. Allí se dedicó a su profesión de abogado, y también en Francia y Suiza. En 1953, después de diecisiete años de exilio, Gil-Robles regresó a España y se dedicó de lleno al ejercicio de la abogacía. A su alrededor se fue constituyendo un grupo democristiano. En la década de los sesenta, Gil-Robles contribuyó a la creación de la Asociación Española de Cooperación Europea, que se convirtió, en 1958, en partido político, con el nombre de Democracia Social-Cristiana, que dio cauce a sectores cristianos de la oposición democrática a la dictadura.

Gil-Robles consiguió un pacto previo entre democristianos, socialdemócratas, monárquicos y socialistas, que llevaría al Congreso del Movimiento Europeo de Munich, en junio de 1962. La reacción del régimen español fue dura: Gil-Robles tuvo que exiliarse de nuevo hasta 1965.

En 1967, Gil-Robles propugnó la abstención en el referéndum que tendría lugar sobre la Ley Orgánica. Durante estos años, Gil-Robles mantuvo una actitud activa y consecuente línea de combate contra la dictadura franquista y por la democracia. Es interesante subrayar que en 1970 la Democracia Social-Cristiana -partido por él fundado-, a inspiración de Gil-Robles, se manifestó contraria a la renovación de los acuerdos con Estados Unidos, se opuso a la existencia del Tribunal de Orden Público y participó en el célebre congreso de la abogacía en León, que se expresa contra la dictadura. También por iniciativa de Gil-Robles se celebró en 1972, el primer congreso del Equipo Demócrata Cristiano del Estado Español, en el que se formuló un ambicioso programa económico. El 13 de marzo de 1975, Gil-Robles creó la Federación Popular Democrática, de la que fue elegido presidente. En las elecciones de junio de 1977, la democracia cristiana no integrada en UCD, sin el apoyo de la Iglesia (que se declaró neutral en la contienda política), fracasó por completo, y el mismo Gil-Robles, pese a su gran popularidad, no fue elegido diputado. Durante estos últimos años, Gil-Robles, retirado de la vida política, siguió trabajando como abogado y escribiendo artículos en diversos periódicos y revistas, entre ellos EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 15 de septiembre de 1980.


Nel 1922 divenne docente di Diritto politico all'Università di Santa Cruz di Tenerife. Nel 1931 fu eletto deputato per il Blocco agrario. A inizio 1933 fondò la CEDA (Confederazione Spagnola delle Destre Autonome) che alle elezioni del novembre ottenne la maggioranza relativa (115 seggi su 400). Nel maggio 1935 divenne ministro della Guerra, promuovendo militari che avrebbero avuto un ruolo nell'Alzamiento del 1936 come Francisco Franco, Emilio Mola y José Enrique Varela. Restò ministro fino a dicembre. [1] Nel febbraio 1936 la destra perse le elezioni e Gil Robles, rieletto, dopo l'assassinio di José Calvo Sotelo, divenne il líder dell'opposizione alla sinistra e durante la guerra civile spagnola, che egli trascorse in Portogallo, i miliziani della CEDA sostennero i nazionalisti.

Dal 1939 si avvicinò alla monarchia e tornò en Spagna solo nel 1953 [2]. Alla fine degli anni Cinquanta passò su posizioni più moderado, insieme a un ex falangista, lo scrittore Dionisio Ridruejo, e nel 1962, dopo la riunione dell'opposizione conservatrice di Monaco, preferì andare in esilio [3]. Nel 1968 tornò a insegnare, a Oviedo. Dopo la morte di Franco fondò la Democracia Social Cristiana, ma alle elezioni del 1977 non fu eletto.

Suo figlio José María Gil-Robles y Gil-Delgado è stato Presidente del Parlamento europeo dal 1997 al 1999, per il Partido Popular.


Gil Robles, José María

Jos & # 233 Mar & # 237a Gil Robles (h & # 333s & # 257 & # 180 m & # 228r & # 275 & # 180 & # 228 h & # 275l r & # 333 & # 180bl & # 257s), 1898 & # 82111980, político español. En 1931, después de la proclamación de la Segunda República, se convirtió en líder del partido católico de derecha recién organizado, conocido como Acci & # 243n Popular. En dos años, varios partidos de derecha se habían unido bajo su dirección para formar la CEDA (Confederaci & # 243n Espa & # 241ola de Derechos Aut & # 243nomos). Aunque el grupo se convirtió en el más poderoso de la república después de las elecciones de noviembre de 1933, a Gil Robles se le negó un papel en el gobierno hasta finales de 1934 debido a la presión de los partidos de izquierda que temían sus inclinaciones monárquicas y su deseo de establecer un catolicismo. Estado corporativo. El tema de su participación en el gobierno precipitó la rebelión socialista y catalana en octubre de 1934, pero en 1935 Gil Robles se desempeñó brevemente como ministro de Guerra en el gabinete de Alejandro Lerroux. En 1936, sus métodos no violentos de obtener el poder habían enajenado a sus partidarios radicales que se unieron a la Falange. Fue víctima intencionada de la conspiración responsable del asesinato de José Calvo Sotelo, hecho que contribuyó a precipitar la guerra civil española. Tras el estallido de la guerra, Gil Robles vivió en Portugal como jefe de los católicos & # 233migr & # 233s y como miembro del consejo privado de Don Juan, pretendiente al trono español. Regresó a España en 1950 e intentó de forma intermitente crear un movimiento democristiano español que fuera más liberal que la antigua CEDA. En estos esfuerzos fracasó.

Citar este artículo
Elija un estilo a continuación y copie el texto para su bibliografía.

Estilos de citas

Encyclopedia.com le brinda la posibilidad de citar entradas y artículos de referencia de acuerdo con estilos comunes de la Asociación de Idiomas Modernos (MLA), el Manual de Estilo de Chicago y la Asociación Estadounidense de Psicología (APA).

Dentro de la herramienta "Citar este artículo", elija un estilo para ver cómo se ve toda la información disponible cuando se formatea de acuerdo con ese estilo. Luego, copie y pegue el texto en su bibliografía o lista de trabajos citados.


José María Gil Robles

Nació el 27 de noviembre de 1898 en Salamanca.

Fue el tercer hijo de Petra Quiñones Armesto y Enrique Gil Robles, jurista y político.

Durante su juventud participó en organizaciones políticas y sociales de carácter conservador.

En 1919 se licenció en Derecho y en 1922 ganó por oposición la cátedra de derecho político en la universidad de La Laguna (Tenerife).

Durante la Dictadura de Miguel Primo de Rivera fue secretario de la Confederación nacional Católico-agraria y miembro del Consejo de Redacción de El Debate. Diputado por Salamanca en las primeras elecciones de la II República (1931).

En el año 1932 fundó la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), con la que triunfó en las elecciones de 1933, formó parte del gobierno hasta octubre de 1934, sin llegar a presidirlo.

La entrada de tres miembros de su partido en el ejecutivo provocó un movimiento revolucionario (Revolución de Octubre de 1934).

En 1935 fue ministro de la guerra. Nombró a Francisco franco jefe del Estado Mayor del Ejército.

Cuando el Frente Popular vence en las elecciones de 1936 pasó a ser el jefe de la oposición parlamentaria.

Durante la Guerra civil mantener una postura de neutralidad aunque recomendó a sus seguidores apoyar al bando franquista y entregó los fondos de su partido al general Emilio Mola.

Terminada la guerra fue miembro del Consejo Privado del Conde de Barcelona (padre del rey Juan Carlos I). Fue expulsado del consejo privado de don Juan y desterrado de España en 1962 por participar en una reunión antifranquista en Munich.

En 1968 fue nombrado catedrático de la Universidad de Oviedo y publicó su libro No fue posible la paz.


Fue miembro del Tribunal Internacional de La Haya.

En el final del régimen de Franco y tras su muerte formó parte de Democracia Cristiana española.

Al reinstaurarse la democracia y tras el fracaso de su partido en las elecciones de 1977, se apartó definitivamente de la vida política.

El 1 de julio de 1933, Se casó con Carmen Gil Delgado y Armada, pasando una parte de su luna de miel en Alemania, donde asistió como observador a uno de los congresos del Partido Nazi en Núremberg. El matrimonio tuvo seis hijos, dos de los cuales seguirían también la carrera política del padre.

José María Gil Robles falleció el 13 de septiembre de 1980 en Madrid.

Ministro de Guerra de España
6 de mayo - 14 de diciembre de 1935

Presidente
Alejandro Lerroux García
Joaquín Chapaprieta Torregrosa

Predecesor
Carlos Masquelet Lacaci

Sucesor
Nicolás Molero Lobo

Diputado por Salamanca
6 de julio de 1931-2 de febrero de 1939


Jose Maria Gil-Robles: Historia de Un Injusto Fracaso

Hay varios puntos en esta rigurosa y excelente biografía que destacaría acerca de la vida de este gigante político:

1. Con el nacimiento de la república en 1931 varias facciones de la derecha española querían derrocarla. Gil-Robles sin embargo estaba en contra. Pensaba que era un sistema válido siempre y cuando no se persiguiese a los católicos.

2. En 1933 ya como máximo líder de la CEDA viaja a la Alemania nazi. Pese a que varios políticos españoles ya estaban haciendo apología del fascismo (como Hay varios puntos en esta rigurosa y excelente biografía que destacaría acerca de la vida de este gigante político:

1. Con el nacimiento de la república en 1931 varias facciones de la derecha española querían derrocarla. Gil-Robles sin embargo estaba en contra. Pensaba que era un sistema válido siempre y cuando no se persiguiese a los católicos.

2. En 1933 ya como máximo líder de la CEDA viaja a la Alemania nazi. Pese a que varios políticos españoles ya estaban haciendo apología del fascismo (como por ejemplo Calvo Sotelo), Gil-Robles rechazó ese régimen y su violencia en una España completamente polarizada.

3. Después del golpe de estado del 36 se exilió, decidió no colaborar con el régimen dictatorial franquista, repudió la violencia falangista de la posguerra y colaboró para que Juan de Borbón intentase instaurar una monarquía constitucional. Cuando éste se acercó a Franco, le retiró su apoyo.

4. En 1962 se reunió con la mayoría de fuerzas opositoras a la dictadura en Múnich. Desde allí emitieron una declaración condenando el franquismo. Le costó de nuevo el exilio, esta vez de manera obligada.

Hay en todas sus intervenciones ánimo de persuadir el entendimiento y la concordia de todos los españoles y también el rechazo de la violencia en unos años realmente conflictivos. Cuando uno escucha ahora a la derecha española, y en especial la madrileña, su figura se agiganta. . más


Ver el vídeo: José María Gil-Robles: Les causes de la crise grecque


Comentarios:

  1. Raedanoran

    Le pido perdón, esto no me queda bien. ¿Quién más puede respirar?

  2. Donkor

    Lo siento, pero, en mi opinión, estaban equivocados. Tratemos de discutir esto. Escríbeme en PM, habla.

  3. Kagalar

    Hay algo en esto. Ya veo, gracias por la información.

  4. Bracage

    Un tema interesante, pero lo elegiste sin saber de lo que estas escribiendo, es mejor escribir sobre la crisis, se te da mejor.

  5. Arashishicage

    Tu idea simplemente excelente

  6. Burkhart

    Pido disculpas, pero, en mi opinión, no tienes razón. Estoy seguro. Lo sugiero que debatir. Escríbeme en PM, nos comunicaremos.



Escribe un mensaje